A mediados del siglo XIX para lavarse los dientes, la gente usaba cosas como el polvo de coral, cascarones de huevo quemados o porcelana todo ello finamente molido

Publicado: 9 de Octubre de 2017