El esmalte dental posee una dureza solo superada por el diamante.