Es muy probable que le hayan dicho, haya leído o escuchado, que debe llevar a su hijo al dentista 2 veces al año, pero tal vez Ud. no sepa bien por qué. Se lo voy a explicar.

1. Porque es importante que el niño reconozca su boca como una parte fundamental de su cuerpo, que merece mucho cuidado y dedicación. En el consultorio se le explicarán las principales características de su boca, como funcionan, para qué sirven, cuántos dientes tiene, etc

2. Para que el niño conozca el consultorio y a las personas que allí trabajan. De esta manera, se podrá establecer una relación amistosa entre el niño y el odontólogo.

3. Desarrollará confianza y seguramente nunca tendrá miedo, lo que se traducirá en salud.

4. Porque es mejor visitar al dentista cuando se tiene la boca sana y adoptar las medidas educativas y preventivas para que así se mantenga, en vez de necesitar procedimientos curativos, que en comparación son más complicados y costosos. De esta manera, se puede lograr mantener todos los dientes sanos, para que duren toda la vida.

5. Para prevenir la caries dental. El dentista le enseñará la mejor manera de cepillarse los dientes y le aplicará flúor y sellantes de fosas y fisuras.

6. Para que el niño y sus padres conozcan qué alimentos le hacen daño a sus piezas dentarias y qué alimentos deben preferir.

7. Para curar las lesiones de caries que se pudieran presentar, cuando aún son pequeñas, evitando el riesgo de que se presenten procesos infecciosos. Las lesiones de caries no son fáciles de detectar a simple vista. Aún así el dentista necesita muchas veces utilizar radiografías para diagnosticarlas. Las caries avanzan rápidamente hasta enfermar la pulpa (nervio) produciendo dolores muy fuertes al niño.

Muchas veces éste no puede precisar por qué sufre de dolores de cabeza y es por sus dientes picados. Estos dolores también pueden presentarse por la noche y no permitir que el niño descanse, otras veces los dolores no dejan comer al niño, sin que los padres sepan la razón.

8. Porque las piezas dentarias de leche deben permanecer en la boca del niño en muy buenas condiciones para mantener el espacio para la correcta erupción de las piezas permanentes Algunas terminan de cambiar recién a los 12 – 13 años.

9. Porque las primeras piezas permanentes erupcionan a los 6 años de edad. Son los llamados primeros molares, los cuales se carían con facilidad. Ello es debido a que su esmalte erupciona aun estando inmaduro y las bacterias que producen la caries lo destruyen con facilidad.

El odontólogo tiene los medios para prevenir este daño.

10. Para detectar tempranamente hábitos perjudiciales que algunos niños realizan con los dedos, la lengua, los labios o algunos objetos; hábitos que pueden producir una deformación severa de sus maxilares o de la posición de sus piezas.

Cuando un niño tiene la boca enferma, su alegría pierde encanto y se vuelve triste, porque deja de sonreír.

Consulte con su profesional de confianza.e

Consultea dentista de confianza.

Publicado: 8 de Septiembre de 2015